Pablo Kosiner: «Todavía hay puentes tendidos»